Firma aquí #EsteladePaz

Recuerda y Actúa Firma aquí la petición para resignificar la Estela de Luz como Memorial de las Víctimas de la Violencia en México y Estela de Paz

PACTO NACIONAL:

Un Peso por la Paz

 

Si desea hacer una donación al Movimiento por la Paz: Bancomer No de cuenta: 01 92 50 88 26 CLABE: 012 180 001 925 088 263  

Don Trino

Don Nepo

Da click para entrar a la página de don Nepo

Pedro Leyva Domínguez

220

Drug Violence in Mexico

Guerra a las drogas

Informe Bourbaki

Superar la impunidad

Palabras de Javier Sicilia leídas al término de la Misa por la Paz y Esperanza

    Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

    México D.F., 27 de junio de 2012 (Javier Sicilia).- Hace más de un año salimos en busca de la paz y de la justicia. Nuestros hijos e hijas, nuestros hermanos y hermanas, nuestros padres y madres, no sólo habían sido asesinados o desaparecidos por el crimen organizado o por los abusos de las policías y de las fuerzas armadas, sino que el propio Estado, en un acto de desprecio, los había y nos había criminalizado.

    Después de caminar tanto, de dialogar tanto, de abrazar tanto, de dignificar la memoria de nuestros muertos, no hemos conseguido ni la paz ni la justicia que aguardamos y que el país entero aguarda junto con nosotros. La guerra se extiende por todas partes, y los cientos de miles de muertos de desaparecidos, de viudas y huérfanos, las cientos de miles de injusticias se acumulan sin que el Estado y sus gobiernos hagan nada por remediarlo. Lejos de ello, nos han vuelto a borrar de sus ojos, de sus agendas, y han vuelto a mirarnos con desprecio.

    Sin embargo, hermanos y hermanas en Cristo, nada ha sido en vano. A pesar de la noche, a pesar del desprecio, en cada paso, en cada abrazo dado, en cada recordatorio de nuestros muertos, hemos sembrado la paz y la justicia; hemos opuesto al odio y a la indiferencia el amor y hemos construido el Reino: ese ya del amor que va con nosotros, pero que aún no ilumina plenamente nuestra historia.

    Hoy en que han peregrinado hasta la casa de Dios por esa misma paz y esa misma justicia, miren el cirio encendido. Un signo pobre de la resurrección, como nuestro caminar y nuestro amor. Esa pobreza, en medio de la noche, hace, sin embargo, una diferencia absoluta: sin ella no habría esperanza y, entonces, las tinieblas que nos envuelven serían absolutas.

    Me uno desde Cuernavaca a su oración, a su andar por la paz y la justicia, que no ha dejado de ser mi propia oración y mi propio andar con ustedes.

    Desde mi corazón donde están siempre, como el mío en el de ustedes.

    Paz, Fuerza y Gozo

    Javier Sicilia
    Cuernavaca, 26 de junio de 2012

    Información relacionada:

    1. Palabras de Javier Sicilia en Oventic, Chiapas
    2. Palabras de Javier Sicilia en Campaña Un Peso por la Paz
    3. Palabras de Javier Sicilia en el marco de la invitación a la Instalación de la mesa de diálogo con el Poder Legislativo
    4. Palabras de Javier Sicilia para finalizar la Caravana de Paz
    5. Palabras de Javier Sicilia frente al Poder Legislativo

    Leave a Reply

      

      

      

    You can use these HTML tags

    <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>