Firma aquí #EsteladePaz

Recuerda y Actúa Firma aquí la petición para resignificar la Estela de Luz como Memorial de las Víctimas de la Violencia en México y Estela de Paz

Un Peso por la Paz

 

Si desea hacer una donación al Movimiento por la Paz: Bancomer No de cuenta: 01 92 50 88 26 CLABE: 012 180 001 925 088 263  

Don Trino

Don Nepo

Da click para entrar a la página de don Nepo

Pedro Leyva Domínguez

220

Drug Violence in Mexico

Guerra a las drogas

Informe Bourbaki

Superar la impunidad

Caravana del Sur Día 11: Después de 3000 kilómetros de viaje al sur nos despedimos para quedarnos

    México D.F., 21 septiembre de 2011 (Cencos).- Partimos de la dolida y generosa Xalapa con un largo abrazo, algunas lágrimas y la sonrisa amplia, para caminar de vuelta al altiplano central mexicano, lugar del que partió esta Caravana Sur que se convirtió en familia rodante hace 11 días. En la primera parada, Puebla de los Ángeles, nos esperaban las organizaciones locales y su gente harta de los gobiernos de simulación y el saqueo que ha padecido. Ahí, abrazados el calor seco, escuchamos a las y los poblanos.

    En Puebla, el saqueo del gobierno priísta de Mario Marín abrió una herida grande en su población; aquí, en la ciudad de los Ángeles, su gente continúa viviendo bajo mordaza, son acalladas las voces críticas, el periodismo se hace a modo, y se reprimen a las comunidades indígenas que han demostrado autogobernarse de manera eficiente y justa.

    Los mayores reclamos en el templete fueron la cancelación de la Academia Nacional de Formación y Desarrollo Policial “General Ignacio Zaragoza” que la gente no cree prioritaria para su bienestar y que alimenta la instauración del estado policial. Esta será asesorada por especialistas del FBI, la DEA y el Servicio Secreto de Estados Unidos, en ella, el gobierno poblano invirtió los recursos que no ha invertido en educación, salud y generación de empleo.

    En este estado en que la impunidad nada como pez en el agua se exigió también justicia en el caso del fraude que la empresa Inmobiliaria Sitma cometió contra cientos de poblanos quienes no han podido cobrar el retiro de sus inversiones ni sus intereses. Las instancias encargadas de la justicia han dado largas sobre la información que lleva el proceso judicial en el caso y los defraudados siguen sin recuperar su patrimonio.

    Ahí también habló Irineo Mújica, fotoperiodista y defensor de personas migrantes, quien en 2010 inició una huelga de hambre en Puebla después de ser censurado; elementos de la policía municipal lo detuvieron por “alteración al orden público”, hecho que mencionó como un ejemplo de los criterios de seguridad bajo los que se somete a la ciudadanía poblana, “pero no hay que callarse, ya está uno en esto y tiene que seguir”.

    Al fondo, mientras algunos caravaneros y caravaneras tomaban el refrigerio que nos prepararon las organizaciones que nos recibieron, otros y otras contemplamos a dos mujeres jóvenes que eran envueltas por la muerte en un plástico que no las dejaba bailar, manos que salían de una manta las tocaban, las acariciaban como queriéndolas consolar, y luego todos caminaron al frente y con dulces voces entonaron La llorona, fue la segunda vez que la escuchamos en este viaje; “hay muertos que no hacen ruido y son mayores sus penas, hay vivos que no tienen miedo y es más grande su lucha”, decía la letra que los performanceros adaptaron a estos sus tiempos.

    Y en el corazón citadino del Anáhuac

    Descendimos de los 14 autobuses con consignas y canciones, con las porras que nos inventamos durante los largos trayectos al interior de los camiones, algunos y algunas sentimos el nudo en la garganta en esta la última estación del andar caravanero. Caminamos juntos y juntas en círculo la Plaza de la Constitución con su bandera a media asta -a modo de homenaje a los muertos del sismo del 85, más de 45.000, según las cifras no oficiales-, para nosotros la media asta tenía ese significado y también el del dolor de las más de 50.000 personas asesinadas de la guerra, las víctimas de la violencia sistémica y el dolor ancestral de esta tierra. En el templete nos esperaba ya integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas que anunciaron que les fue entregada la toma de nota lo que les permitirá manejar su patrimonio sindical.

    Como lo hizo en cada punto en el que paró esta Caravana de la Paz, en el Zócalo de la capital también se compartieron los testimonios de las víctimas de la guerra. Con la tristeza de la muerte que no es natural y con la alegría de estar vivos y juntos, agradecimos colectivamente a esta caravana sureña que aluzó los dolores del México profundo, estos dolores ancestrales que fueron develados el 1 de enero de 1994 por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, estos dolores que son perpetuados por la traición a los Acuerdos de San Andrés, por la Matanza de Acteal, por la persecución de personas migrantes, por los asesinatos del defensor Mariano Abarca que se oponía a la mina de Chicomuselo, Chiapas, por los presos políticos en Oaxaca, por los asesinatos de Bety Cariño y Jyri Jakola, por los asesinatos y desapariciones en la montaña de Guerrero, por la persecución a la familia de Lucio Cabañas, por el Acapulco ensangrentado… por las guerras que sofocan a México.

    Frente a este dolor decidimos caminar para construir y ser paz en forma de un puente: “Nosotros no tenemos poder, no somos gobiernos, no somos roble, no somos elefante, somos caña, hormiga, los más pobres de los pobres, las víctimas, las bajas colaterales, las viudas, los huérfanos, los que no tenemos nombre porque perdimos a nuestros hijos, los despreciados que nos hemos vuelto puente, escalera que venimos a unir en el dolor y el amor al norte con el sur, al este con el oeste, porque nuestro corazón, que conoce y trae consigo, en su carne, en su piel, en su alma, los dolores de la patria, late a la izquierda, a la derecha, abajo, arriba, en el centro, en todos los hombres, mujeres, organizaciones, pueblos de todo el país que son la paz, la justicia y la dignidad de la nación” dijo Javier Sicilia en este último día de caravana.

    Nos fuimos yendo poco a poco hasta que la plancha quedó vacía.

    Revive la Caravana al Sur con las 11 crónicas / Archivo de Imágenes

    Centro Nacional de Comunicación Social

    Información relacionada:

    1. Caravana de la Paz Día 1: Nuevos territorios para construir la paz
    2. Caravana del Sur Día 10: ¡Xalapa se hermana con esta caravana!
    3. Caravana de la Paz Día 7: El grito de independencia se ha vuelto impronunciable
    4. Caravana del Sur Día 5: Manchadas de rojo están las fronteras
    5. Caravana del Sur Día 8: Con los pueblos indígenas las cuentas siguen pendientes

    Leave a Reply

      

      

      

    You can use these HTML tags

    <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>