Firma aquí #EsteladePaz

Recuerda y Actúa Firma aquí la petición para resignificar la Estela de Luz como Memorial de las Víctimas de la Violencia en México y Estela de Paz

Un Peso por la Paz

 

Si desea hacer una donación al Movimiento por la Paz: Bancomer No de cuenta: 01 92 50 88 26 CLABE: 012 180 001 925 088 263  

Don Trino

Don Nepo

Da click para entrar a la página de don Nepo

Pedro Leyva Domínguez

220

Drug Violence in Mexico

Guerra a las drogas

Informe Bourbaki

Superar la impunidad

Caravana del Sur Día 10: ¡Xalapa se hermana con esta caravana!

    No es la Paz el orden que se impone con la fuerza / No es la Paz la negación con el enemigo derrotado / La Paz no es un sueño que resulta imposible.

    Samuel Ruíz,
    leído por Soledad Valdés madre de Paris, víctima de la violencia

    Xalapa, Veracruz, 18 de septiembre de 2011 (Cencos).- En el caluroso Coatzacoalcos, ese pueblo en movimiento que esla Caravanade Paz durmió en una comunión cómplice de la lucha. Horas antes en el acto público en el centro, mientras se relataban testimonios de una de las ciudades más afectadas por el crimen organizado, lo caravaneros vieron personas no identificadas tomando fotografías y la presencia de personal del Instituto Nacional de Migración; mientras tanto Javier Sicilia, Emilio Álvarez Icaza e integrantes del movimiento que los acompañaban vivieron momentos de angustia ante una alerta de seguridad que los hizo detenerse en el kilómetro 86 de la carretera Villahermosa-Coatzacoalcos y verse rodeados de los escoltas del poeta. La noche entonces, transcurrió entre pláticas de reflexión, cigarrillos y una tormenta que provocó el refugio pero no disipó el calor.

    Ya temprano, en el penúltimo día en este recorrido al sur, Xalapa era el destino, las expectativas eran altas y su recibimiento las rebasó. Al final de la tarde, el monstruo de 14 autobuses y unos 24 automóviles alargados por2 kilómetrosllegó a la capital veracruzana, descendimos a un lado del panteón de Palo Verde y ahí ya había al menos una centena de personas aguardando.

    El contingente tomó forma, Javier Sicilia, Julián LeBarón, Mari Herrera, Teresa Carmona, Melchor, Roberto Galván… al frente con sus hijos, padres, madres, hermanos ausentes dándoles voz. A los primeros pasos mujeres de blanco en grupo se incorporaron como contingente de víctimas del estado y a ellas siguieron ciudadanos de a pie, xalapeños y de casi todos los estados dela República, de América Latina, del norte y de Europa; estudiantes, migrantes, pueblos indígenas, fotógrafos, periodistas, documentalistas, actores y payasos.

    Nadie caminaba en vano, todos y todas trabajando por la paz, informando al grito de consignas, hermanando luchas de todos los estratos, haciendo bromas para hablar en serio, repartiendo volantes para encontrar a nuestros desaparecidos, colocando carteles por Betty y Jiry, los estudiantes protegiendo a los migrantes y estos defendiendo sus derechos.

    La marcha era una gráfica de la agenda de la ciudadanía: parar la guerra, detener los asesinatos, encontrar a los desaparecidos… hacer justicia y recuperar la dignidad.

    Los pasos de ese deseo en construcción transcurrieron por la avenida 20 de noviembre, Xalapeños ilustres, donde se angostó y alargó la marcha haciendo eco entre los edificios coloniales con el “unete, unete, unete”, y luego Enriquez para llegar ala Plaza Lerdo.

    En la abarrotada explanada de la catedral xalapeña que tenía ya más de mil personas, Ángel Pérez Silva del Colectivo porla Pazdelineó el contexto en el que se sembró la violencia en el estado; el gobierno priísta de Fidel Herrera logró controlar a todos los partidos y fuerzas políticas convirtiéndose en el jefe máximo.

    Mientras la ”fidelidad” -slogan de su gobierno-  pintaba de rojo el estado y su imagen se imprimía hasta en las latas de refrescos, se cerraban los espacios públicos, se perseguía a las voces críticas, a las mujeres que luchan por su derecho a decidir, se respaldaron las violaciones a derechos humanos y se implementó una táctica militarísta en la que todas y todos son considerados sospechosos. Y con las semillas de la violencia sembradas… el narcotráfico se abrió paso en Xalapa y todo Veracruz, brotaron las desapariciones forzadas, las balaceras, los retenes, la criminalización de los ciudadanos y ciudadanas, las “bajas colaterales”.

    En junio pasado Joaquín Figueroa y Tito Landa fueron asesinados por policías estatales durante un tiroteo en el destacamento militar El Lencero, con rapidez, sin realizar investigaciones se dijo públicamente que los asesinados eran sicarios. Esta noche Janeth Figueroa, la hija de Joaquín, reclamó al gobierno que se limpie la imagen de su padre y de Tito Landa, quienes eran hombres de trabajo y honestos. Sus expedientes y sus pertenencias siguen perdidos en los laberintos de la impunidad, hoy Judith suma su voz al movimiento y deja claro que su familia no tiene precio  y que van a dar una lección de dignidad.

    En la que fue la tranquila Xalapa, Gabriela Benítez Ibarra desapareció hace tres meses, una noche no llegó a dormir. Esta noche, su madre, Bárbara Ibarra subió al templete para solicitar apoyo a los medios locales y la unión de la sociedad. Se preguntó por qué el gobierno de Veracruz no tiene un espacio para los rostros y los datos de las personas desaparecidas pero sí pone todos los recursos para atiborrar las calles de rostros de gente que no conocemos para sus campañas políticas y a la que le importamos nada.

    Al turno de la palabra, Javier Sicilia se notó gustoso de tocar esta capital “después de todas las cosas que nos han pasado”. Antes se expuso el caso de Gilberto Martínez Vera, María de Jesús Bravo Pagola, fueron detenidos por difundir “mensajes de terror” en Twitter, sobre eso, el poeta habló sobre la injusticia que es privar de la libertad a estos jóvenes mientras andan libres tantos criminales de cuello blanco, y pidió al gobernador Javier Duarte su liberación.

    Para el cierre del acto Julián LeBarón regó agua sobre estas otras semillas que esta noche sembró su gente para Xalapa; “debemos entender que nuestros intereses están conectados con los intereses de los demás, debemos dejar de asumirnos como víctimas y ser agentes del cambio”. Al fondo, un gran mural que pintó la juventud xalapeña decía “si nos han robado los sueños, es hora de despertar”. En esta la décima noche del caminar la juventud se miraba despierta, nos recibió con los brazos abiertos, y nos despidió al ritmo de ska.

    Centro Nacional de Comunicación Social

    Información relacionada:

    1. Caravana de la Paz Día 7: El grito de independencia se ha vuelto impronunciable
    2. Caravana del Sur Día 8: Con los pueblos indígenas las cuentas siguen pendientes
    3. Caravana del Sur Día 5: Manchadas de rojo están las fronteras
    4. Caravana del Sur Día 3: En Huajuapan de León estamos vivos y seguiremos luchando
    5. Caravana de la Paz Día 1: Nuevos territorios para construir la paz

    Leave a Reply

      

      

      

    You can use these HTML tags

    <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>